Situado en la confluencia de los ríos Cinca y Bellos, a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, este pequeño pueblo del Pirineo aragonés presume de ser un enclave privilegiado para acceder a algunos de los rincones más espectaculares de los pirineos.

Buen ejemplo de ello son el espectacular Cañón de Añisclo y las escapadas gargantas de Escuaín, así como altas cumbres escarpadas y ríos vírgenes de aguas cristalinas que dan forma a un paisaje salvaje donde la naturaleza se muestra en todo su esplendor.

 



CATEGORÍAS

ETIQUETAS

añisclo | escalona | ordesa

recomendado


 

OTROS PUNTOS DE INTERÉS